Resuelto el misterio de los círculos de hadas en Namibia

A lo largo de la costa de Namibia (África), la escasa vegetación que crece en el desierto del Namibia forma unos extraños círculos alrededor de calvas en la arena. Conocidos como círculos de las hadas, cada uno de ellos forma además hexágonos con sus vecinos más cercanos. Estos patrones regulares han intrigado durante años a los científicos. Ahora, un estudio publicado en Nature (una revista muy importante) y con participación española, señala a la interacción entre insectos y vegetación como sus creadores.

Fuente: http://elpais.com/elpais/2017/01/18/ciencia/1484748491_648148.html

Autor: Diego Caz (1º ESO)

¿Cómo asignan la letra al número del DNI?

Tomamos el número del DNI, de 8 cifras, lo dividimos entre 23 y nos quedamos con el resto de dicha división. Después buscamos ese resto en la siguiente tabla y tomamos la letra que le corresponda:

Si queréis, podéis comprobarlo con vuestro propio DNI. ¿Que no tenéis ganas de dividir entre 23? Usad calculadora… Ups, pero la calculadora, normalmente, no muestra el resto de la división, ¿verdad? No hay problema: dividís vuestro número de DNI entre 23, le quitáis los decimales al resultado, multiplicáis lo que os quede por 23 y le restáis lo que os dé a vuestro número de DNI, y ya tenéis el resto. Veamos un ejemplo con el número 34567890:

34567890/23 = 1502951’7391…

1502951 · 23 = 34567873

34567890 – 34567873 = 17

Miramos en la tabla anterior y vemos que, como el resto es 17, al número 34567890 le corresponde la letra V.

Fuente: http://elpais.com/elpais/2017/01/24/el_aleph/1485298257_514536.html

Autor: Rodrigo M.V. (1º ESO)

Cuando políticos de EE UU decidieron que el número pi era 3,2

 

La iniciativa fue impulsada por un excéntrico médico, Edward Johnston Goodwin, que pasaba consulta en el condado de Posey, en el suroeste de Indiana. Un buen día de 1888, Goodwin, un hombre de 60 años alto y con bigote, proclamó que había encontrado un método para cuadrar el círculo. En su modelo, el cociente entre el diámetro y la circunferencia equivalía a cinco cuartos dividido entre cuatro. Echando cuentas, pi era 3,2. Asunto zanjado.

Una década más tarde, Goodwin decidió que su descubrimiento era un regalo para su patria. Se dirigió a Taylor I. Record, un granjero que era representante del condado de Posey en la Asamblea General de Indiana. Le presentó un proyecto de ley con “una nueva verdad matemática” que era “ofrecida como una contribución a la educación que solo podrá ser utilizada por el estado de Indiana de forma gratuita, sin necesidad de pagar ningún tipo de derechos de autor, siempre que sea aceptada y adoptada de forma oficial en la legislatura de 1897”.

El 18 de enero de 1897, Record, que también se dedicaba a la venta de madera, presentó el proyecto en la Asamblea. Goodwin, según relató la prensa local, había patentado su método en EE UU y en siete países europeos, incluida España. Todos tendrían que pagarle por las aplicaciones de su supuesta cuadratura del círculo, excepto el estado de Indiana. El 5 de febrero, una de las dos cámaras de la Asamblea, la de Representantes, aprobó el proyecto por unanimidad, con 67 votos a favor y ninguno en contra. Más de dos milenios antes, un matemático griego había establecido el valor de pi como 3,14, pero un puñado de políticos del Medio Oeste de EE UU decidía que lo de aquel tal Arquímedes era una patraña.

Fuente: http://elpais.com/elpais/2017/02/10/ciencia/1486759726_219935.html

Autor: Diego Caz (1º ESO)

Paul Erdős

Paul Erdős, nacido Pál Erdős (IPA: ˈɛrdøːʃ; Budapest, 26 de marzo de 1913-Varsovia, 20 de septiembre de 1996), fue un matemático húngaro inmensamente prolífico y famoso por su excentricidad.

En la época de entre guerras, a medida que Erdős crecía, la hostilidad era cada vez mayor contra los judíos. Erdős sabía desde temprana edad que un día tendría que salir de Hungría.

A pesar de las restricciones a los judíos de entrar en las universidades de Hungría, a Erdös, como ganador de un examen nacional, se le permitió ingresar en 1930. Estudió para su doctorado en la Universidad Pázmány Péter de Budapest.[]

Obtuvo su doctorado en 1934, a la edad de 21 años, y dejó Hungría para radicarse en Mánchester, Inglaterra, debido al recrudecimiento del fascismo en su país de origen y al aumento del odio hacia los judíos. Durante su estadía en Inglaterra, Erdős viajó mucho por el Reino Unido. Se reunió con Hardy en Cambridge en 1934, y con Stanisław Ulam, también en Cambridge, en 1935. Su amistad con Ulam fue importante para presentar a Erdős más tarde, cuando se encontraba en los Estados Unidos.

La mayoría de los matemáticos en su larga vida publican como máximo 60 artículos. Él trabajaba 19 horas al día y publicó 1500 artículos. Decía que un matemático era como una máquina de café. Tenía que fabricar teoremas. Había nacido para ello, o eso decía.

Viajaba con una pequeña maleta y no tenía casa. La mayoría de su tiempo lo vivió como vagabundo, y el dinero que conseguía gracias a los artículos, se lo daba a los más necesitados.

Fuente:

Autor: Diego Caz (1º ESO)

Los números capicúa

Todo número capicúa con un número par de cifras (por ejemplo 374473) es divisible por 11. ¿Por qué? Sin embargo, un capicúa con un número impar de cifras puede ser primo, como 313, 929 o 10301. Especialmente curioso es el conocido como primo de Belfegor, con el número de la bestia, 666, entre dos grupos de trece ceros:

1000000000000066600000000000001

Y otro dato curioso: el primo capicúa más largo conocido tiene 11811 cifras (su número de dígitos es otro capicúa), y también termina en 1. Aunque esto último no tiene nada de especial, pues todos los primos capicúas de más de tres cifras terminan en 1… ¿O no?

Si sumamos un número a su reverso, el resultante a su reverso y así sucesivamente, acabamos obteniendo un capicúa. Si todas las cifras son menores de 5, es evidente que lo obtendremos en el primer paso: 32 + 23 = 55, 214 + 412 = 626, 4101 + 1014 = 5115. Y aunque haya cifras iguales o mayores que 5 obtendremos un capicúa en varios pasos; por ejemplo: 28 + 82 = 110, 110 + 11 = 121; 759 + 957 = 1716, 1716 + 6171 = 7887. El número así obtenido es el capicúa del número inicial; así, 55 es el capicúa de 32, 121 es el capicúa de 28, 7887 es el capicúa de 759, etc. ¿Puedes demostrar que todo número tiene su capicúa? ¿De qué depende el número de pasos necesarios para hallarlo? ¿Hay un límite para ese número de pasos?

Fuente: http://elpais.com/elpais/2017/01/19/ciencia/1484846717_621294.html

Autor: Rodrigo M.V (1º ESO)

 

¿Por qué los números se escriben así?

¿Nunca os habéis preguntado porque se escriben así los números?

Al igual que las letras que constituyen la escritura del ser humano, los números no han sido siempre como los conocemos hoy en día:

0-1- 2-3- 4-5- 6-7- 8-9

Los números se escriben así por el numero de ángulos que tienen.

numeros

(Luna de la Torre Lozano, 3ºESO)

Logaritmos ¿Para qué? ¿Cómo surgieron?

Los logaritmos suelen daros muchos dolores de cabeza y entonces preguntáis para qué sirven, con la sospecha de que sólo os los explicamos para poner a prueba vuestra paciencia.

Pero no, como leeréis aquí los logaritmos fueron un avance muy importante en la Historia de las Matemáticas y aún hoy se utilizan en muchas disciplinas, como explican en este otro enlace.

Ya aprovecho y os dejo aquí sus importantes propiedades, que como se deducen de su definición (exponente de la potencia de base a que da un cierto número). Como veis, el logaritmo tiene la cualidad especial de convertir operaciones complejas en otras más sencillas: el producto en suma, la división en resta, las potencias en producto y las raíces en cocientes. ¡Por eso se hicieron tan famosos!