La proporción áurea

Seguramente hayas oído hablar en infinitas ocasiones del número pi, π, e incluso puede que sepas su valor (3.1415…) pero quizá si te hablo del número Phi, Φ, no te diga demasiado. Pues este número, quizá menos famoso entre nosotros, resulta que ha tenido obsesionados desde la Antigüedad a decenas de personalidades importantes como pueden ser, por ejemplo, Leonardo Da Vinci o Salvador Dalí. Y no sólo eso, si no que estamos rodeados de él por todas partes, ya que está presente en la pintura, la arquitectura, la escultura e incluso en la naturaleza. Como ya hemos tenido una primera toma de contacto, creo que ha llegado el momento de la presentación oficial.

Número de oro, proporción trascendental, número divino, divina proporción, etc. Estos son algunos de los “motes” que el número Phi, representado por la letra griega Φ, ha tenido a lo largo de la historia. Fue un hallazgo de los griegos de la época clásica y la primera referencia escrita la podemos encontrar en uno de los libros más célebres, comentados y reimpresos de la historia: los Elementos de Geometría de Euclides. Escrito hace alrededor de 300 años antes de Jesucristo. El número de oro es el valor numérico de la proporción que guardan entre sí dos segmentos de recta a y b (a más largo que b), que cumplen la siguiente relación: la longitud total, suma de los dos segmentos a y b, es al segmento mayor a, lo que este segmento a es al menor b. Escrito como ecuación algebraica: (a + b)/a = a/b, siendo Φ= a/b. Si se calcula el valor de Phi, tenemos:

Phi = 1,6180339887…

Por tanto, como vemos, el número divino es un número irracional.

Y parece mentira que, tras este nombre, “irracional”, se esconda el patrón ideal de belleza. A través de diversas formas geométricas “tocadas” por este número, como pueden ser los rectángulos áureos, la espiral logarítmica, los triángulos áureos, las estrellas pentagonales, etc. Se han ido elaborando las más célebres composiciones pictóricas, las más famosas construcciones arquitectónicas. A continuación, citaremos algunos ejemplos.

1

El Hombre de Vitruvio es un famoso dibujo acompañado de notas anatómicas de Leonardo da Vinci realizado alrededor del año 1492, realizado a partir de los textos de arquitectura de Vitruvio, arquitecto de la antigua Roma, del cual el dibujo toma su nombre. También se conoce como el Canon de las proporciones humanas. El cociente entre la altura del hombre (lado del cuadrado) y la distancia del ombligo a la punta de la mano (radio de la circunferencia) es el número áureo.

2

La sección áurea fascinado a otros pintores como Botticelli (1445-1510) y fue representada en La Venus.

3

El Partenón, símbolo del poder ateniense. En el año 449 a.C., Pericles persuadió a los atenienses de la necesidad de erigir en la Acrópolis un templo dedicado a Atenea, como testimonio de la grandeza de la ciudad. La fachada del Partenón es un perfecto rectángulo de oro, pero, además, hay otra serie de medidas en el edificio que también poseen proporciones áureas.

4

Interior del Museo Guggenheim de Nueva York, diseñado por el arquitecto norteamericano Frank Lloyd Wright (1867-1959), cuya forma de espiral áurea revolucionó la arquitectura en el momento de su concepción. Sobre esta imagen se transparenta otra de un nautilo para que se puedan ver sus coincidencias.

Pero no sólo el número áureo ha servido de canon de perfección para el hombre, la naturaleza también exhibe continuas representaciones de esta proporción divina en alguna de sus formas más bellas.

La proporción áurea está presente en flores, plantas, árboles, abarcando la disposición de las ramas de algunos árboles, el número de los pétalos de muchas flores, e incluso la forma de las hojas.

5

6

En la concha de un nautilus o en los brazos de las galaxias podemos observar la espiral logarítmica. Podemos darnos cuenta pues, que lo que es desconocido para nosotros puede estar rodeándonos en nuestro día a día sin siquiera percibirlo. Ahora que conocemos Φ podemos ver las cosas que nos rodean de otra manera y llegar a la conclusión de que hasta la belleza tiene una explicación matemática.

7

Fuente:

– La proporción áurea. El lenguaje matemático de la belleza. Fernando Corbalán. National Geographic Magazine. Edición especial.

https://es.wikipedia.org/wiki/N%C3%BAmero_%C3%A1ureo

http://matematicaburrida.blogspot.com.es

http://www.nationalgeographic.com.es

http://www.taringa.net/posts/ciencia-educacion/17443152/La-proporcion-aurea-el-lenguaje-matematico-de-la-belleza.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s